Tuesday, August 15, 2017

Seabiscuit (2003)

Y como han empezado a mostrar los avances de la segunda trasmisión del programa de WILL & GRACE, que ahora dicen no contará con Rosario, y seguramente tampoco con este niño que hacía de hijo de Jack (Michael Angarano), se me antojó ver la película, pues aquí sale él haciendo el papel del personaje principal cuando era niño, y que después se convierte en el alebrije de Tobey Maguire.

Después de PURA SANGRE, es la segunda historia que gira entorno a las carreras de caballos y jockeys que veo.

Trata de un caballo llamado Seabiscuit y los tres hombres en su vida: Su dueño (Bridges), su entrenador (Cooper) y su jinete (Maguire).

Su dueño que estuvo a punto de deshacerse de él porque era muy problemático y él estaba pasando por una gran depresión, no la que sufría el país porque él sí tenía dinero, sino depresión del corazón, de tristeza, pues había perdido a su único hijo, quien era fan de las historietas de Flash Gordon. Su entrenador que le salvó la vida diciendo que no por un detallito que podía resolverse había que terminar con un ejemplar al que le quedaban aún muchos años de vida y su jinete, que lo conocía más que él mismo. Y las carreras, y los problemas, y las apuestas, y un accidente que casi destruyó la carrera del jinete, y una larga lista de etcéteras. 

Aunque era la época de la depresión norteamericana de los años 30s, la gente tenía dinero para apostar en las carreras, y para apostar en las luchas de box, de donde el jinete sacaba sus ingresos extras, y órale, que se trepa a otro caballo y que el animal se asusta con el sonido del motor de un tractor y que corre despavorido y que al jinete se le enreda la bota en el estribo y que lo arrastra hasta azotarlo contra un poste, donde el pobre muchacho quedó hecho picadillo.

Claro que la película es para levantar ánimos, así que él también se levanta y aunque su médico había recomendado nada de movimientos bruscos y hasta pronosticó que el jinete jamás debería volver a montar, se levantó y andó. Como en el chiste de Lázaro! Y hasta montó y ganó...