Monday, August 14, 2017

Radin! (2016)

¡Qué tacaño!

Cuando François Gautier estaba dentro del vientre de su madre, se alimentó de bilis, pues ella hacía unos corajes inmensos cada vez que su padre gastaba el dinero así como así, como si se diera en un árbol. Siempre la escuchaba quejarse, así que cuando nació se fue al extremo opuesto, no queriendo gastar en nada.

Y ya para la edad en que esta película ocurre, tenía muchísimo en el banco, gracias a que no sólo era ahorrativo y compraba comida por mayoreo o a punto de vencerse, sino porque aprovechaba cuanta situación podía para hacerse de algo de comer y llevárselo a su casa, y así le rendía más lo que tenía. Además, no encendía las luces sino para lo más necesario, no tenía televisión ni nada y sólo tenía un cambio de ropa. Las salidas a comer fuera eran gracias a que las pagaba con clases de violín al hijito de los dueños del restaurante.. en fin, que si ha sido de Monterrey hubiera despilfarrado más, jaja!

Y bueno, su vida se le complica cuando además de su vecino que tiene un montón de guercos, le cae una visita inesperada que está acostumbrada a bañarse con agua caliente, a tener iluminación donde la necesita y a comer bien tres veces al día. Ya saben, ese tipo de lujos. 

No cuento más porque la cosa es divertida y tiene que ver con una mentirita blanca que le contaron a esta persona y que justifica el ahorro y la frugalidad de este hombre: Que todo lo manda a México para ayudar a los desamparados!! Como si en Francia no hubiera desposeídos a quienes darle de comer!! Y esperen a ver ese "México" del que tanto hablan y que se parece más al Nuevo México en Eastmancolor de los años 40s, ese donde Ricardo Montalbán y Esther Williams eran gemelos que nadie podía diferenciar!! Y toreaban!

Fuera de ese México de ensoñación donde nadie parece estarse muriendo de hambre, la comedia tiene su chiste.