Tuesday, August 29, 2017

Party boat (2017)

Hará cosa de dos meses que husmeando por Crackle a ver que novedades había, ví este promocional y me llamó la atención. Desde entonces esperé a que la película estuviera disponible hasta que se me olvidó. Ayer sin pensarlo volví a entrar y ví que ya la habían estrenado y la ví...

Lo que son las cosas. Hace alrededor de 20 años, hubo en televisión un programa que yo veía religiosamente llamado ACTION, donde salía Jay Mohr y lo acompañaba Illeana Douglas. Hace días ví la película de las mascotas donde sale Kate Micucci y también sale Douglas, y en esta adivinen qué, sale Mohr!! Y como diría Susana Alexander, ninguno está envejeciendo dignamente...

OK.

Esta película nuez divertida. Tiene dos o tres momentos graciosos pero es todo. Lo bueno de Crackle es que es gratis. Lo malo de Crackle es que pasan sus películas con comerciales. Y lo feo son las películas, jaja! No todas...

Aquí trata de un par de jóvenes que tienen un barco muy lujoso y para sacar dinero además de vivir en él, lo rentan y organizan fiestas muy locas! Con droga y todo. Como las cosas nunca les salen bien y después de 7 años siguen insistiendo en este negocio porque nunca pagan las multas de cada desastre que causan con sus fiestecitas y ya deben casi 20 mil dólares, ahora festejarán el cumpleaños número "25" de la muchacha que les ayudaba en el bar, y de la que uno de ellos está enamorado desde que tenían 10 años y hasta hoy nunca ha tenido valor de confesárselo. Pues bien, como ahora se enteran de que otro hombre le propondrá matrimonio, el muchacho saboteará todo para que le diga que no y así poder pedírselo él y asunto arreglado. No tan rápido. 

El futuro marido trae a la fiesta a su mamá, por error le dan dos pastillas de éxtasis y se vuelve bien loca, el muchacho nunca puede arruinarle los planes al otro y el nuevo cantinero anda detrás de la hermana de la festejada, una divorciada que no lo pela.

Yo habría querido que la mamá en éxtasis saliera más, pero le dan sólo dos o tres escenas, y Mohr, que es el guardacostas y ya ni duerme por estarlos vigilando las 24 horas y pescarlos en la maroma para quitarles la licencia y prohibirles la entrada al lago, también sale muy poquito. Qué pena que de eso que yo creí era lo más gracioso, dieran tan poco.

Hoy es quinto día con Harvey y a su paso no ha dejado más que daño y desolación. Desde las primeras gotas de lluvia del viernes por la mañana y hasta los más de tres trillones de galones a la fecha, lo único que hemos estado pidiendo es que deje de llover.