Wednesday, August 16, 2017

Car dogs (2016)

En alguna parte de Arizona hay una agencia de automóviles que lleva ya 60 años en el mercado. Me imagino que el dueño, Malcolm Chamberlain, le heredó de su padre, pues no creo que la haya inaugurado cuando él tenía 10 o 15 años.

El caso es que su lema es "aquí se vende a como dé lugar"! y tiene de mano derecha a uno de los vendedores que mejor han seguido su ejemplo, mientras que su propio hijo, Mark, es relegado y ninguneado porque no le tiene confianza.

Los empleados ya están hartos de que se les pague con retraso porque el jefe siempre está jineteando el dinero y pensando en hacer más a costa de ellos, así que Mark, quien a todo esto está a punto de divorciarse porque ya no le queda tiempo ni para ir al baño, trata de interceder por ellos.

Mal momento. Malcolm tiene una deuda que lo ahorca, no les pagará sus empleados a tiempo sino hasta el próximo lunes así que se le ocurre manipularlos a todos incluyendo a Mark con la triquiñuela de que si venden 300 automóviles en un día, la agencia pasará automáticamente a manos de Mark y una vez suya, él podrá hacer lo que él quiera, pagar a tiempo, aumentarles el sueldo, darles bonos más sustanciosos por venta, etc.

La idea del viejo mañoso es que con este dinero de la venta de los 300 autos, él pagará lo que debe y después transará a su propio hijo no dándole nada, jaja!

Pero no contaba con la astucia de Mark, que ya con los papeles del divorcio en la mano, lo agarró en sus cinco minutos y en un impulso va y le reclama a su padre, se hacen de palabras, y a ver quien tiene más saliva!! En el negocio de los autos, como en todo en la vida, Mark sigue los consejos de Og Mandino, que leyó en "El vendedor más grande del mundo" No hay que querer ganar más dinero del que se puede gastar, sino aprender a organizarlo para tener más tranquilidad y felicidad en el tiempo libre. O lo que es lo mismo, trabajas tanto para comprarte cosas que después no usas porque trabajas mucho y nunca tienes tiempo, jaja!