Saturday, July 15, 2017

La corte del Faraón (2005)

"Yo Arikón antes capón, que rendirme a tu exigencia"

Esta podrá ser la obra original de Guillermo Perrín y Miguel Palacios que tanto éxito tuviera a principios de siglo, pero en una adaptación demasiado libre diría yo, ahora con la inclusión de un personaje gay que volvería homófobo a cualquiera (llamado Arikón), y unos bailables flamencos como el garrotín, ballet del lago de los cisnes con bailarines de tutú rosa y todo y hasta momias saliendo de sus sarcófagos para bailar en su torerita.

Yo sólo reconocí la canción de las tres viudas y la canción Babilónica. 

La escenografía tiene una parte padre cuando las paredes de atrás se transparentan y dejan ver al cuerpo de baile, pero los vestuarios de raso (que ni es seda ni es satín) parece que los acaban de hacer y ni les quitaron las hebras de las costuras... esta compañía lírica más bien parece amateur.

La historia es la misma. Faraón y la reina, ajenos a que Putifar ha regresado de la guerra con problemas de disfunción eréctil, le han conseguido a Lota, la doncella más hermosa de Tebas, y Putifar, para que ella pueda ser feliz, a su vez le ha conseguido a José el soñador, el casto, que por lo mismo rechaza los avances de Lota y ella lo acusa con faraón para que lo maten. Pero José interpreta los sueños y a Faraón eso le conviene, por lo que le perdona la vida, y más cuando hasta la reina misma quiere que sea su esclavo personal.

Se supone que cuando se estrenó en los 10s era de lo más picaresco y sicalíptico, y hasta en México hicieron de ella una obra de arte del doble sentido y el albur, pero aquí yo no le encontré nada de divertido, ni pícaro ni gracioso... debe ser por esa adición del Arikón que sale sobrando pues no le da a la zarzuela nada que no haya tenido anteriormente...