Monday, July 03, 2017

Koozå (2008)

Desde la primera vez que supe del Cirque du Soleil en Monterrey, cuando presentaron su espectáculo QUIDAM, donde el poster mostraba a un hombre invisible, con su sombrero flotando y un paraguas, me llamó mucho la atención y desde ahí he tratado de ver todo lo que se relacione. Cuando tuve cable, no me perdía por el canal Bravo! todos los reality que hacían, donde nos mostraban el delante y el detrás de cámaras con sus artistas y sus tribulaciones.

En esta ocasión, un niño inocente que es sonsacado por un juglar de esos que saltan de las cajitas de música (imagen), se asombra ante la maravilla de ver al rey y sus payasos, al perro Guarumo, a las contorsionistas y al malabarista, equilibristas y alambristas realizando sus actos en bicicleta y a pie, trepándose en una torre de sillas o saltando a la cuerda en unos tambores que giran a alta velocidad y hasta los que saltan del sube y baja cayendo sobre los hombros de otros o sobre un colchoncito cuadrado muy mullido. Una pareja lo deleita bailando en un uniciclo, mientras una trapecista se juega la vida columpiándose y girando en el aire en su trapecio.

Después bailaron los esqueletos rumberos y todo estuvo de maravilla, menos el perro!