Monday, April 17, 2017

Las novias del diablo (2016)

No. Esta película no está basada en los cuentos de brujas de Minerva Rodríguez, sino que es una historia original del director y Marcela Cobos.

Y para quienes se quejan del CREA, haber pasado por allí es todavía mejor que meter de actores a quienes van pasando por la calle o a quienes te pagan por que los dejes salir en tus películas.

La cabaña de palitos que de afuera se veía chiquita por dentro tenía áreas y más áreas amplias y sin muebles.

Esta es la historia de Angélica y Salvador, que quien sabe de donde eran, pero ella tenía acento chileno o argentino. Lo importante aquí es que junto a dos amigas de ella, han ido a pasar un finde a Veracruz, y de paso, comerse un zacahuil, que no es un tamal gigante, sino que el relleno, más masa que carne, lo sirven en una hoja de plátano en lugar de plato. Y sí, entonces en lugar de comerse tres tamales regulares, se comen su equivalente.

En lo único que coincido con ellos es que cuando llaman a algo "lo más grande del mundo", por ejemplo un taco, no hagan miles de tacos pegado uno a otro, sino que hagan la tortilla del tamaño del zócalo y la rellenen de la carne que hayan cocinado en un tanque de almacenamiento, y así sí, hagan algo que sea lo más grande del mundo y no muchas cosas pequeñas unidas entre sí. Como aquel señor que primero fabricó una licuadora del tamaño de una casa de tres pisos para poder hacer su "licuado de fresa más grande del mundo".

El caso es que estas personas, tienen la mala fortuna de toparse con la bruja abuelita de Sherlín y sus hijos que usan máscaras de cartón y secuestran mujeres para ofrecérselas al diablo como novias. Después de haber copulado, la bruja esperaba que lloviera para que la siembra no se perdiera a causa de la sequía. Yo creí que esos sacrificios se le hacían a Tláloc, pero en fin...