Wednesday, March 01, 2017

El que busca, encuentra (2017)

"Para encontrar, no hay nada como perderse"

Y hablando de ANOCHE SOÑE CONTIGO (donde también sale Martín Altomaro), anoche ví esta película, que ya ni me acordaba de ella porque cuando la andaban filmando decían que se llamaría EL TUNEL 30
Mucho la cacarearon en HOY porque aquí sale Mía Rubín por 3 segundos, en el papel de la protagonista cuando era niña, quesque de 7 años.

Y pasaron 21 y se convirtió en Ana Brenda Contreras.

La historia, que no es ni divertida ni nada, se siente vacía, pero seguramente es porque toda esta gente es de las telenovelas y como que no han sabido pasar de un medio a otro. O puede que sea el guión, que malo malo no es, pero como que le falta más sustento.

En alguna parte de los 80s, Marcos Aguado y Esperancita, a quien llaman Penny, se encuentran en el túnel 30 del estadio de futbol a donde han ido acompañados por sus respectivos padres, pero se han perdido. Según ellos, él tiene 8 años y ella 7 y son bien precoces porque allí mismo se flechan, se intercambian un trompo de plástico y un visor de esos que traen una diapositiva dentro y al encontrarlos, sus padres los separan. Después del partido, ella viajará a San Cristóbal de las Casas y él se quedará en México.

Si ambos estaban taaaaan enamorados, no entiendo como es que jamás hicieron nada por reencontrarse. El seguía buscando el amor en cada mujer que conocía y ya tenía hasta una hijita (que jamás se ve) y ella estaba comprometida para casarse con un médico. Ah! Pero eso sí, él conservaba el llaverito del telescopio y ella el trompo de plástico con todo y cuerda, listo para lanzarlo. 

El destino los une y los separa, los vuelve a unir y los vuelve a separar.

Quien haya escrito el guión pensó que llamarle "mamadilla" a una mantilla española que la futura suegra de Penny quiere que use en su boda y llamar Sr. Cienfuegos al bombero que va a dar una plática a los alumnos de una escuela es gracioso. Y Penny dice, si ya saben como me pongo para qué me invitan, e insiste en que una mujer no tiene porqué buscar a su "media naranja" cuando puede y tiene derecho a una naranja completa. Nada es gracioso.