Tuesday, March 14, 2017

El cumple de la abuela (2015)

Me gusta como trabaja la Sra Alexander, me gustó la idea y me medio gustó el reparto y lo que hicieron con los personajes. Quise haberme reído más, pero no pude. Y no hay nada malo en mí, lo sé porque ayer me reí como loco. Sólo que ahora me toque reírme un día sí y el otro no... quien sabe...

Aunque la película se llame EL CUMPLE DE LA ABUELA, aquí abarcan tres cumpleaños. Dos brevemente, así que no se vayan sino hasta después de que hayan pasado todos los créditos de salida.

La abuela es una viuda repelona de 74 años que ya está cansada de que su familia sólo vaya a verla cada año y ha decidido vender su propiedad de Cuernavaca.

Nadie está de acuerdo, pues ahora que ven que podrían perder la casona, todos la quieren y juran que si por ellos fuera vendrían más seguido, pero ponen de pretexto que es la abuela quien nunca los invita. ¡Y no lo dudo! Ella es como "me da gusto que vengan, pero más gusto me da cuando se van". 

El caso es que en el cumpleaños pasado, uno de sus nietos, que estaba a un mes de contraer matrimonio, no lo hizo, y en esta ocasión sabremos porqué. Ese es uno de los secretos que guarda esta familia. Y todos tienen, incluyendo a la sacrosanta abuela.

Además del reparto lo malo es que como hay mucha gente y sólo nos los presentan en la caricatura al inicio, no sabemos nada de nadie fuera de lo superficial que vemos aquí y eso para mí fue un poco confuso. La abuela, su hijo y su nueva novia, sus tres nietos y sus parejas, su nieto soltero y el capataz que está a cargo de la propiedad sólo tienen, como en las citas del minuto, un minuto para contarnos quienes son y qué quieren antes de que les timbre la alarma del reloj y corran a otra silla.

A mí en lo personal me pareció buenona. No es la octava maravilla pero tampoco es lo que había escuchado de ella. Yo creo que la idea daba para algo que podría haberme hecho reír más, pero pues es lo que hay y ya no hay más, a menos que nos cumplan la broma de la escena que aparece después de los créditos finales. ¡Bravo abuela, el corazón no envejece, el cuero es lo que se arruga!